Cargando contenido

Una luz abajo


Por favor, hablad2008
28
Nov

Por favor, hablad

Universo Gay me ha invitado a escribirme con vosotros de tú a tú. Es una oportunidad que aprecio y que desearía aprovechar para hablaros de “Achicorias”. Intentaré ser conciso. Creo que puede interesaros.

Por Carlos Be


¡Compártelo!




“Achicorias” es una obra de teatro que trata el tema del maltrato desde el respeto y la honestidad. No pretendemos postergarnos en juegos de palabras triviales: que si llamarlo violencia de género o de sexo, que si... No. Aquello que verdaderamente nos incumbe se encuentra más allá de estos artificios y resuena en nuestros oídos de una manera que, por desgracia, todos reconocemos: el restallido de los golpes contra la piel. Siempre cuesta ponerle nombre a la aberración.

El día 25 de noviembre ha sido declarado Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. El maltrato no es exclusivo de las mujeres ni mucho menos de las parejas heterosexuales, también acontece en parejas de hombres y en parejas de mujeres. Es un tema que me da vueltas en la cabeza desde hace mucho tiempo y se refleja en mis escritos desde 2001 con la obra “Noel Road 25: a genius like us” que recrea los últimos días de vida de Joe Orton y su pareja Kenneth Halliwell, relación por otra parte inmortalizada en la gran pantalla por Stephen Frears, la película se titula “Ábrete de orejas”. Pero me temo que, por muchos que seamos, nunca le daremos bastantes vueltas al tema del maltrato.


Llegados a este punto, quiero confesar a los lectores que lo único que me lleva a superar el apuro de tener que hablar de mis textos es el creer fervientemente en que la causa merece la pena. Quizás nunca erradiquemos el maltrato, pero salvaremos vidas. Dicho esto, de cabeza a la piscina, una piscina llena de pétalos de flores. Pétalos desmembrados de achicorias.

“Achicorias” se abre con la historia de Valentín, un niño que ve cómo su madre muere a manos de su padre y es arrojado a la calle, donde se travestirá en Achicoria, un personaje que, a semejanza de su madre, luce hematomas en la piel: cree que esa es la marca del amor. Generalmente, las víctimas de maltratos no tienen conciencia del daño que les infligen. Los golpes no les dejan ver el bosque. En “Achicorias” buscamos que el público se vea reflejado en la piel de los actores, sea en la piel del agresor o sea en la piel de la víctima, con el objetivo de que puedan identificar estas situaciones en sus propias vidas y aislarlas, corregirlas antes de que sea demasiado tarde... Y con demasiado tarde quiero decir la muerte.

Vivimos en una sociedad marcada por unos valores no-igualitarios, eso lo sabemos todos, y es aquí donde tenemos que actuar con lucidez. Desde cada uno, desde las personas. Sí, la lucidez corre de nuestra cuenta. Ante la primera evidencia de maltrato, corre... Habla... Achicoria finaliza su intervención al filo del escenario, devastada, interpelando al público con estas palabras: «Por favor, ahora os toca a vosotros, hablad, por favor, hablad...», como ahora yo os interpelo a vosotros: Por favor, hablad.

Oscuro.






Las últimas funciones de “Achicorias” en Madrid serán los días 28 de noviembre y 4 y 5 de diciembre en el Teatro de las Aguas (calle de las Aguas 8). Encontrarás más información en www.carlosbe.net.



Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


1
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión y compártela con los demás.


Desafortunadamente, el maltrato y otros traumas se gestan dentro de la familia. Apariencias y sentimientos mal entendidos y aceptados. Pero no se interviene en la raiz del problema. se sigue cerrando los ojos, tanto las autoridades como el sector educativo y de atención a las familias
Por hachipoo - 23/01/2013 2:17


Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.